Historia

La finca VIÑA VELLA de aproximadamente (3,92’4 hectáreas) – 39.240 metros esta situada en una bonita colina entre Cabo y Barouta, con una orientación privilegiada, ideal para viñedos la cual ha sido una propiedad de la familia de Padre Eijan (1) casi desde sus orígenes.

(1) El Padre Samuel Eiján nació en San Clodio, con una firme vocación religiosa franciscana, profesor, escritor, traductor, persona muy apreciada en toda Galicia.

Viña Vella desde sus orígenes se distribuye en dos sectores, la parte baja (sureste) de la colina, em viñedo, y la parte alta (noreste) a reserva forestal para abastecer de leña a la casa de la familia.

La parte destinada a viñedo en la primera plantación, se distribuye en cinco grandes terrazas o sucalcos perfectamente amuralladas. Cuando la finca estaba en su pleno rendimiento se lograba obtener una cosecha (realizada manualmente) entre cincuenta y cincuenta y cinco moios (2) (+/- 6400 litros, aproximadamente hoy unas 8.500 botellas de 0,750 litros) de un excelente vino blanco.

(2) Moios; jerga profesional de las tierras Riveiro.

A partir de su plantación inicial la viña siempre ha sido atendida en todas sus ordinarias labores por los trabajadores asalariados de la familia Eijan, lo que quiere decir que siempre ha habido artesanos del vino en la zona con un gran conocimiento de todas las labores que lleva la producción del vino.

El pasado año 2008 la heredera y legitima propietaria de VIÑA VELLA, la señora María de los Dolores Alicia Irene Eijan Moyano, vende la finca a un joven ingeniero orensano fascinado por la viticultura y amante de la localidad de San Clodio, con la intención de repoblar de nuevo la viña con un nuevo proyecto con el cual en unos pocos años lograr la antigua producción y la elaboración de un vino con etiqueta de autor de muy alta calidad.

En este mismo año 2017 el proyecto VIÑA VELLA y la propiedad pasa a manos, de también, dos jóvenes soñadores, no obstante profesionales de la viticultura Carlos y Eva. Carlos enólogo y Eva su gran manager, ambos con sobrada experiencia y conocimiento del sector y que con toda seguridad llevaran a buen fin su sueño de hacer un extraordinario vino tinto como el que hubo y todavía no hay en el Ribeiro.

Alicia Eijan